Repsol lidera un consorcio de 33 entidades que prevé invertir 3.000 millones, con apoyo de fondos europeos, para impulsar la nueva fuente de energía renovable y crear 13.000 empleos

Repsol presentó ayer la red de hidrógeno española Shyne (Spanish Hydrogen Network), el mayor consorcio multisectorial del país para impulsar la descarbonización de la economía mediante el uso de hidrógeno renovable.

El proyecto por prevé una astronómica inversión de 3.230 millones de euros, para lo que aspira a captar fondos europeos, y la creación de 13.000 empleos con el despliegue de esta nueva fuente de energía limpia. La iniciativa involucra a 33 entidades lideradas por la petrolera.

En este contexto de transición ecológica, Repsol plantea convertir la refinería de A Coruña y el resto de sus complejos industriales en “polos multienergéticos” llamados a “jugar un papel primordial” en esta macrorred de hidrógeno verde.

 

36064f1e-321b-4c94-b360-91635e0e28f8-16-9-discover-aspect-ratio-default-0

 

 

La refinería, según avanzó ayer Repsol, será un “centro neurálgico” que “conjugará la producción y el uso de este gas para transformarlo en productos de baja, nula e incluso negativa huella de carbono, como combustibles sostenibles y materiales para la construcción o la sanidad”.

El hidrógeno no emite contaminación ni durante su combustión ni durante su generación. Se considera verde o renovable siempre que la energía utilizada para producirlo también lo sea. Solo es necesario agua y electricidad, para separar las partículas de hidrógeno de las de oxígeno mediante electrólisis.

El consumo eléctrico para generarlo es alto y por tanto también su coste de momento. Pero este combustible está llamado a ser una energía de futuro, con cero emisiones de CO2.

“Tenemos que construir rutas para este hidrógeno”, afirmó ayer el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, en referencia a conectar varios países europeos, y añadió que esta fuente “es la mejor solución en un futuro para la industria y el transporte pesado, y complementario para el transporte ligero y para el almacenamiento de energía”.

 

Diez proyectos autonómicos

 

Imaz avanzó que la red Shyne será una realidad “por el momento” en diez comunidades autónomas, aunque todavía no ha trascendido el detalle de los proyectos territoriales.

La petrolera hizo público hace solo tres meses que su estrategia en torno al hidrógeno verde pasaba por invertir 2.500 millones de euros y por crear “grandes polos regionales” en torno a él. Ahora el proyecto da un salto de gigante al elevar la inversión a más de 3.000 millones y sumar a Alsa, Bosch, Celsa Group (con una planta en A Laracha), Enagás, Scania y Talgo como socios promotores. A los siete impulsores se suman 26 socios colaboradores, entre los que figuran la Asociación Española de Hidrógeno, el Centro Superior de Investigaciones Científicas, Navantia, Iberia o Sidenor.