La energía eólica mira mar a dentro, donde el viento disponible puede ser el doble que en tierra, con velocidades elevadas y vientos esta-bles debido a la inexistencia de barreras. Además, en medio del mar se pueden crear infraestructuras más grandes, con lo que se aprovecha la economía de escala,y no hay problemas logísticos relacionados con el transporte.

Pero estos gigantes molinos de viento marinos, conocidos en el sector como aerogeneradores offshore,son aún más caros que los que se instalan en tierra firme (onshore).

La start-up tecnológica X1Wind trabaja en el desarrollo de unas soluciones eólicas flotantes innovadoras y disruptivas. “Lo importante es ser capaces de fabricar aerogeneradores más grandes y a unos menores costes”, afirma Àlex Raventós, cofundador de esta empresa emergente junto a Carlos Casanovas. Esto se consigue optimizando el diseño. “Nuestro prototipo mide 200 metros de altura, pero a pesar de su gran tamaño permite reducir hasta un 80% el peso de los sistemas actuales”, señala Raventós. El emprendedor destaca que el molino “se auto orienta para seguir la dirección del viento”y que “es más fácil de instalar que el resto de las soluciones existentes”.

 

viento

 

Todo ello repercute en un ahorro delos costes totales del 50%. X1 Wind se encuentra todavía en fase de pruebas. Casanovas empezó a trabajar en el proyecto cuando cursaba un máster en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Los dos socios, ambos con experiencia en el sector,se presentaron al concurso Cleantech Camp, organizado por Inno Energy, Gas Natural y Barcelona Activa. “No teníamos ni la empresa constituida. Nos presentamos sólo con la idea y quedamos segundos”, explica Raventós.

El concurso les dio “las fuerzas necesarias para tirar adelante el proyecto”, en palabras del cofundador.Gracias a una subvención europea de cuatro millones de euros y a 400.000 euros captados en una ronda financiación, están trabajando en la realización de una prueba piloto en el mar a escala reducida. Concreta-mente, en las islas Canarias.La siguiente fase será ya el desarrollo del primer prototipo comercial a escala real.

 

aerogenerador

 

Los socios fundadores prevén que será en un par de años, pero van a precisar entre 20 y 30millones de euros. Nadie dijo que sería fácil ni barato.Con sede en Barcelona, X1Wind emplea a ocho personas. La empresa ha sido reconocida como una de las start-ups sostenibles con más impacto potencial en Europa.